Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2013

Aquel raro sueño

Hace seis años, tuve un sueño que terminaría siendo un ciclo, relacionados todos con caricaturas, aún cuando no veía televisión.
Mi sueño de viernes por la noche.

El viernes (que en realidad era sábado) soñé en un conjunto departamental. Un conjunto pintado de rosa en los exteriores del complejo. Mi sueño sucede en un departamento (obvio). En este departamento está un cuarto de cómputo totalmente pintado de azul oscuro.

En el momento en donde sucedía el sueño (casi por la noche) entra… ¡Danny Phantom!, se dirige al cuarto de cómputo y lee un mensaje; después de leer el mensaje, enciende la computadora y ve un video. En este video está Jazz, diciendo “¿crees que eres el único con poderes de fantasma? Mira y juzga”. En este momento se convierte en un fantasma con un traje azul y alas de ángel. Después, el equipo se apagó.

Y Danny se salió del departamento y… ¡todos allá afuera eran fantasmas! Desde Dash y Paulina, hasta el profesor Lancer y Valery. Más allá, en la calle se veía una fant…

Iniciando una afición

Imagen
Desde pequeño me llamaban mucho la atención las caricaturas, como cualquier niño. Lo primero que había coleccionado eran libros para colorear, por lo general piratas, pero de regular manufactura. Recuerdo haber copiado varios libros completos en cuadernos que mis hermanas ya no usaban y luego colorearlos con gana.
Después, yendo a la secundaria, me topé con un libro en la secundaria sobre cómo hacer monitos.


Algunos ejercicios hechos con ese libro.
Allí empecé a bosquejar cosas no muy buenas, que digamos, pero era bastante necio como para seguir dibujando pese a lo mal que salían. Ya en el CCH, seguí dando lata con el dibujo, pero ya con el pretexto de tener la asignatura de Expresión Gráfica. No tengo claro el porqué me encantó aquello, pero me llevó sin lugar a dudas aventurarme en la ENAP.


Dibujos hechos en el CCH. Seguramente mucho antes 
Quizás lo más difícil del camino no fue el talento (o la falta de ello) que pudiera tener en aquel momento, sino más bien el amoldarme a un ambie…